Los jóvenes agricultores y ganaderos se reúnen en FIGAN.

Joaquín Olona, Zaragoza, 26 de marzo de 2017.

El futuro de cualquier sector no sólo depende de que haya continuidad en la actividad que lo configura. Es imprescindible que quienes continúan aporten las habilidades, las capacidades y el impulso que se necesita. No sólo hay que competir en los mercados sino que también hay que comunicar con la sociedad, con la opinión pública, con las instituciones políticas, con las organizaciones sociales, con los medios de comunicación o con las universidades y centros de investigación. Para todo ello se necesita de los mejores y la agricultura no es la excepción.

El elevado envejecimiento del que adolece el sector agrario exige intensificar y facilitar la incorporación de jóvenes. Para ello se cuenta con una medida específica de ayuda, a escala europea, en el marco de los Programas de Desarrollo Rural cofinanciados por el Feader.

Importa que se incorporen nuevos agricultores en número suficiente. En Aragón lo han hecho 474 durante 2016, un 20% mujeres. Pero importa mucho más si cabe que quienes se incorporan lo hagan a través de explotaciones viables y con futuro. Porque de ello depende el futuro inmediato de nuestra agricultura.

En Aragón, se pone un especial  énfasis en el hecho mismo de la incorporación y no tanto en las inversiones que los jóvenes pretenden llevar a cabo que, no obstante, también son objeto de ayuda. Interesa muy especialmente el perfil profesional, su formación, su determinación para convertirse en un verdadero agricultor profesional así como en la viabilidad de su proyecto empresarial. Todo ello teniendo en cuenta que se trata de un auténtico emprendedor y que la profesión de agricultor supone grandes retos personales y profesionales.

El próximo 31 de marzo, en el marco de FIMA GANADERA (FIGAN) que se celebra en Zaragoza y por iniciativa del Gobierno de Aragón, se reunirán los nuevos agricultores aragoneses recientemente incorporados, estando también invitados todos los demás profesionales vinculados al secrtor o que pretenden hacerlo.

La finalidad del encuentro es facilitar las relaciones entre los propios agricultores así como con los responsables de las diferentes unidades administrativas regionales. También para intercambiar información sobre cuestiones de especial interés.

Acceso a la convocatoria del encuentro.

 

La ley que impide los trasvases del Ebro también exige velar para que no ocurran.

Joaquín Olona. Zaragoza, 25 de marzo de 2017.

El Estatuto de Autonomía de Aragón es una ley orgánica que no sólo obliga a los aragoneses sino al conjunto del Estado. Es por ello que trasvasar aguas del Ebro contraviene la ley.

El Ebro en Gelsa.

El Estatuto, en su artículo 19.3, impide que se lleven a cabo transferencias de aguas de las cuencas hidrográficas de las que forma parte la Comunidad Autónoma que afecten a intereses de sostenibilidad, atendiendo a los derechos de las generaciones presentes y futuras, Por tanto, la Generalitat de Catalunya no sólo debe abstenerse de promover trasvases procedentes de la cuenca del Ebro sino que, también, corresponde al Gobierno de España impedirlo. Al Gobierno de Aragón le corresponde incluso más ya que el citado artículo del Estatuto le ordena expresamente que vele para evitar trasvases procedentes de las cuencas incluidas en el territorio de la Comunidad Autónoma.

Los aragoneses hemos demostrado sobradamente nuestra solidaridad siempre que ha hecho falta. Fue precisamente un ejercicio de solidaridad admitir en 2010,  de forma TEMPORAL Y TRANSITORIA, que unos determinados municipios catalanes, con territorio ajeno a la cuenca del Ebro, pudieran recibir aguas del Segre para su abastecimiento en una situación de sequía extrema y hasta que pudieran reabastecerse con aguas procedentes de las Cuencas Internas catalanas. Fue el argumento en el que se basó el informe favorable del Gobierno de Aragón, conforme al articulo 72.3 del Estatuto, y con apoyo de las Cortes de Aragón, para que el Gobierno de España emitiera  en 2010 la Orden ministerial que autorizaba, en las condiciones antes mencionadas, los abastecimientos citados.

Una Orden que, por las razones y condiciones que la motivaron, debe entenderse caducada sin que proceda invocarse, y menos  utilizarse, para autorizar ahora una transferencia de caudales fuera de la cuenca del Ebro. De aplicarse y autorizarse lo ahora pretendido por la Generalitat no nos encontraremos ante una mera concesión administrativa de aguas sino ante un trasvase y un fraude de ley.

La alarma y preocupación ha aumentado tras la aprobación, con la oposición del Gobierno de Aragón, del Plan de Gestión de las cuencas internas catalanas que contempla un déficit estructural que prevé cubrirse con aportaciones externas con una cuantía de 2 m3/seg a corto plazo y de 6 m3/seg a largo plazo. Una solución del todo coherente con la recomendación del Consejo Asesor para el Desarrollo Sostenible de la Generalitat, mediante su informe de 28 de mayo de 2015, por la que se instaba a la Agencia Catalana del Agua a estudiar el potencial y la viabilidad del abastecimiento de Cataluña,  en particular del Área Metropolitana de Barcelona,  desde el río Segre a través del Canal Segarra-Garrigues, definiendo con ello “una política del agua con visión de país”. 

Todo ello en un escenario de aparente búsqueda de nuevos usos y usuarios con los que hacer frente al fracaso del regadío Segarra-Garrigues como consecuencia de la falta de adhesión de los regantes, que rechazan los elevados costes en los que se traduce el sistema concesional adoptado. Y naturalmente, en el contexto de dificultad que viven las relaciones políticas e institucionales entre Cataluña y el resto de España.

El derecho forma parte de la tradición e historia de Aragón (“Antes la ley que el Rey”).  La exigencia, permanente e insistente, del cumplimiento de la legalidad  incluye la de los artículos estatutarios, reiteradamente conculcados, que hacen referencia a la relaciones entre la Comunidad Autónoma y el Estado. Por ejemplo, el  artículo 88 relativo a las condiciones de lealtad, coordinación y ayuda mutua que deben presidir  dichas relaciones y que, en la cuestión que ahora nos ocupa, nuevamente brillan por su ausencia.

Responder a la consulta pública en defensa de la PAC.

Joaquín Olona. Zaragoza, 19 de marzo de 2017.

Mientras que en otros países son ya miles quienes han dado ya respuesta al cuestionario de la consulta pública planteada por la Comisión Europea sobre la Modernización y Simplificación de la PAC, en España tan sólo son unos pocos cientos. Urge corregir esta deficiencia ahora que todavía estamos a tiempo teniendo en cuenta que la consulta está abierta hasta el próximo 2 de mayo.

Tal y como dijo Phil Hogan, comisario de Agricultura y Desarrollo Rural de la UE, en la presentación de la Consulta “hacemos un llamamiento a todas las partes interesadas en el futuro de la alimentación y de la agricultura en Europa para que participen en la configuración de una política para todos los ciudadanos de Europa”,

Los españoles no nos podemos permitir quedar al  margen, una vez más, del proceso de reforma que ya se ha iniciado. Sobre todo teniendo en cuenta que los resultados de la Consulta, como también ha afirmado el Comisario Hogan, “Tendrá influencia directa en la hoja de ruta para el futuro de la política agrícola común”. En particular, la La Comisión Europea tendrá en cuenta las aportaciones recibidas en la consulta a la hora de redactar el proyecto de Comunicación, que debe presentarse antes de finales de 2017 y que contendrá las conclusiones sobre el rendimiento actual de la PAC y las posibles opciones políticas para su futuro. Los resultados de esta encuesta serán publicados en internet y presentados por el comisario Hogan en una conferencia que se celebrará en Bruselas en julio de 2017.

La consulta está abierta hasta el próximo 2 de mayo y nos brinda la oportunidad de hacer oír a todos nuestra voz sobre el futuro de la PAC.  Pero, además, nos permite poner de manifiesto  nuestro apoyo e interés por la PAC.

Debatir para construir la PAC del futuro.

Joaquín Olona. Zaragoza, 19 de marzo de 2017.

Debatir sobre los problemas y retos de la PAC no es arriesgado;  lo es no hacerlo. La necesidad de una nueva Reforma hace imprescindible que los diferentes agentes políticos, económicos y sociales se posicionen ante los interrogantes que es preciso empezar a despejar.

       Debate sobre la Reforma de la PAC celebrada en Ejea de los Caballeros (Zaragoza) el  17-03-17 

Hay que evitar que se llegue a la discusión presupuestaria sin saber qué PAC queremos para nuestro sistema agroalimentario, para nuestro medio rural y para nuestros consumidores y ciudadanos que, en definitiva, son los destinatarios últimos de esta importante politica. Una política pública financiada, cono todas las demás, con los impuestos de los ciudadanos, pero que, en este caso, ha contribuido de manera determinante a la construcción europea y que debe seguir haciéndolo. Para ello es preciso que unos y otros nos vayamos pronunciando sobre diferentes cuestiones. Entre otras, sobre las siguientes:

  1. El  artículo 39 del Tratado de la UE señala los objetivos de la PAC: ¿Deben prevalecer o  no?
  2.  ¿Deben introducirse objetivos adicionales a los del Tratado. ¿Cuáles exactamente? ¿Tienen la misma legitimidad que los del Tratado?
  3. Derechos históricos: ¿Deben mantenerse o eliminarse?
  4. Desacoplamiento productivo: ¿Debe mantenerse o eliminarse?
  5. Ayudas acopladas a sectores o producciones especificas: ¿Deben mantenerse las actuales, ampliarse o eliminarse?
  6. ¿Deben beneficiarse de la PAC quienes no cultivan nada ni cuidan ganado?
  7. Pagos por superficie: ¿Deben seguir vinculándose las ayudas a la hectárea?
  8. Ayuda directa a la renta: ¿Debe seguir limitándose su aplicación a determinados sectores y producciones? ¿Debe ampliarse a todos los agricultores y ganaderos con independencia de lo que produzcan? o ¿Debe  eliminarse?  En caso de considerarse ¿debe aplicarse con independencia de la renta agrícola del beneficiario? ¿Y de su renta total?
  9. Profesionalidad: ¿Debe aplicarse la ayuda con independencia del grado de dependencia de la actividad agraria que muestra el beneficiario?
  10. Arquitectura de la PAC: ¿Deben mantenerse los dos Pilares vigentes? ¿Debe crearse una nueva configuración?¿Debe aumentarse la tasa de cofinanciación de los Estados miembros?

Frente al Brexit, más unión: el Libro Blanco sobre el futuro de Europa.

Joaquín Olona. Zaragoza, 14 de marzo de 2017.

El próximo 25 de marzo se reunirán en Roma los dirigentes de veintisiete Estados miembros de la Unión Europea para celebrar el 60 aniversario de los Tratados de Roma. Con ello se pondrá en marcha un debate sobre el futuro de la Unión Europa, recordándonos que Europa ha mejorado nuestras vidas, que debemos velar porque siga mejorando la de los que vendrán detrás de nosotros y que siempre nos ha ido mejor cuando nos hemos mantenido unidos.

Para orientar el debate, la Comisión acaba e publicar “El Libro Blanco sobre el futuro de Europa en el que se exponen cinco escenarios y una serie de instantáneas sobre el posible estado de la Unión en 2025 en función de las decisiones que se tomen.

La hoja de ruta incluida en el Libro Blanco  cuenta con que el Consejo Europeo pueda extraer las primeras conclusiones a finales de este mismo año determinando de ese modo una línea de actuación con vistas a las elecciones al Parlamento Europeo de junio de 2019.

Como temas objeto de reflexión durante el próximo trimestre se contemplan la dimensión social de Europa, el aprovechamiento de la globalización, la seguridad y defensa, la Unión Económica y Monetaria así como las Finanzas.

Como fortalezas de la Unión Europea se resalta el hecho de tener las sociedades más igualitarias del mundo, contar con los sistemas de seguridad social más avanzados, que pueden ofrecer soluciones a los retos sociales en todo el mundo, y el que la comunidad científica europea está a la vanguardia de la investigación mundial en materia de salud.

Entre los retos el Libro Blanco señala el despliegue de nuevos derechos sociales para adecuarse a la evolución del mundo laboral así como la modernización de los sistemas de protección social para asegurar su sostenibilidad y adaptarlos a las nuevas realidades demográficas y laborales en el contexto de una profunda digitalización de la sociedad  en la que se desdibujan las diferencias entre los trabajadores por cuenta ajena y por cuenta propia, entre los bienes y los servicios o entre los consumidores y los productores.

También considera como desafíos la ambiciosa descarbonización de la economía, la reducción de las emisiones nocivas, la profundización en la adaptación a las crecientes presiones medioambientales y climáticas así como la configuración de nuevas funciones en la industria, las ciudades y los hogares y la aplicación de nuevas fuentes de energía. Todo ello ejerciendo el liderazgo en «ciudades inteligentes», en el uso eficiente de recursos naturales, en la lucha mundial contra el cambio climático y en las tecnologías energéticas renovables. Pero también, el hecho de que Europa tendrá, en 2030 y con una edad mediana de 45 años, la población más enevejcida del mundo.

 

Quebrantahuesos: un referente para integrar biodiversidad y desarrollo rural.

Joaquín Olona. Zaragoza, 12 de marzo de 2017.

Los buenos resultados logrados con el quebrantahuesos, medidos en términos de mejora neta de la especie, demuestran la necesidad y utilidad de trabajar de forma coordinada e integrada, sobre todo con el territorio y sus agentes.

Suelta de ejemplares de quebrantahuesos en Picos de Europa en 2016.

El quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) es una de las aves más singulares y emblemáticas  de la avifauna mundial siendo la única ave osteófaga, es decir, la única que se alimenta a base de huesos.  Estando en peligro de extinción, cuenta con una Estrategia Nacional para su Conservación, así como un Plan de Recuperación en Aragón que, aprobado por Decreto 45/2003 de 25 de febrero. es uno de los pocos ejemplos y más destacados de éxito en una política de bodiversidad que urge reorientar.

Las acciones de conservación de esta especie, impulsada y pilotada por la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos,  se coordina con las diferentes  comunidades autónomas pirenaicas y la vertiente pirenaica francesa, mediante un protocolo común de actuación, así como con el Principado de Asturias.

No sólo se está logrando la expansión del quebrantahuesos y su recuperación en los Pirineos y en los Picos de Europa, donde este año ha logrado reproducirse, sino que también se está promoviendo el desarrollo rural mediante proyectos de cooperación con los agentes del territorio. Un enfoque esencial para que la conservación y mejora de la biodiversidad sea entendida en el medio rural no sólo como una obligación sino como un recurso para el desarrollo sostenible.

Porque los mayores problemas ambientales que afectan al quebrantahuesos no sólo son los tendidos eléctricos, la caza ilegal, el uso de venenos, la trasformación del hábitat o el fracaso reproductor sino, también y quizás sobre todo, el retroceso de la ganadería extensiva en las zonas de montaña, lo que disminuye la disponibilidad de alimento para esta carroñera tan especializada en su alimentación.

Mejorar la renta individual de los que trabajan en la agricultura.

Joaquín Olona. Zaragoza, Zaragoza, 10 de marzo de 2017.

El debate que, sobre el futuro de la PAC, ya se inició en Bruselas hace meses y que ahora, liderado por la Ministra García Tejerina,  se aborda en España no es otra cosa que el inicio de una nueva reforma con la vista puesta en 2020.

Para evitar un nuevo fracaso en el proceso de adaptación de la PAC al sigo XXI, conjurando al mismo tiempo sus amenazas,  merece la pena reflexionar sobre lo que dice el Tratado de la Unión Europea. Concretamente, el artículo 38 señala que “la Unión definirá y aplicará una política común de agricultura y pesca”  cuyos objetivos define, con meridiana claridad, el artículo 39:

a) incrementar la productividad agrícola, fomentando el progreso técnico, asegurando el desarrollo racional de la producción agrícola, así como el empleo óptimo de los factores de producción, en particular, de la mano de obra;

b) garantizar así un nivel de vida equitativo a la población agrícola, en especial, mediante el aumento de la renta individual de los que trabajan en la agricultura;

c) estabilizar los mercados;

d) garantizar la seguridad de los abastecimientos;

e) asegurar al consumidor suministros a precios razonables.

Aclarar que, de acuerdo con el artículo 38,  el Tratado entiende por productos agrícolas los productos de la tierra, de la ganadería y de la pesca, así como los productos de primera transformación directamente relacionados con aquéllos.

Desde el Gobierno de Aragón, en coherencia con el Tratado de la UE, ponemos el énfasis en la mejora de la renta de los agricultores así como en la mejora de la productividad, dos variables íntimamente relacionadas. Porque la PAC todavía no ha logrado avanzar en la equiparación de la rentas agrícolas que siguen siendo, como ocurría hace cincuenta años, la mitad que la del resto de los europeos. Desde el Gobierno de Aragón consideramos que ha llegado el momento de concentrarse en el logro de dicho objetivo.

Una PAC que potencie el rejuvenecimiento agrícola.

Joaquín Olona. Zaragoza, 9 de marzo de 2017.

El futuro inmediato de la agricultura, sobre todo la de naturaleza familiar, depende de la incorporación de jóvenes al sector. No sólo importa el número de incorporaciones sino que los nuevos agricultores cuenten con la mejor formación agraria posible y se instalen en explotaciones viables y competitivas. Aún así, y en el mejor de los casos, los agricultores que se incorporan hoy seguirán necesitando, mañana, una política agrícola acertada que les garantice los niveles de renta que el mercado, por sí mismo y con toda probabilidad, les seguirá negando.

Las ayudas para la incorporación de jóvenes habilitadas en los Programas de Desarrollo Rural en el marco del Segundo Pilar de la PAC, suponen una herramienta eficaz para el rejuvenecimiento del sector. Sin embargo, esta eficacia se ve minusvalorada por el carácter histórico de los derechos en los que se basan las ayudas directas del Primer Pilar de la PAC que, por concentrarse en los beneficiarios de más edad, perjudica a los más jóvenes.

También es preciso corregir las deficiencias formativas de quienes se incorporan en la actualidad, que no siempre cuentan con la formación específica agraria más adecuada. Para lograrlo es preciso potenciar una formación profesional que proporcione los agricultores que necesitan las explotaciones familiares en las que se basa nuestro modelo agrícola y del que también depende en gran medida el futuro de  nuestro mundo rural.

Reformar la PAC, sustituyendo los pagos por hectárea basados en derechos históricos por una compensación de rentas dependiente de la profesionalidad, de la productividad y de la viabilidad de la explotación, y perfeccionar la formación profesional agraria son dos cuestiones clave para lograr el rejuvenecimiento que necesita nuestro futuro agroalimentario y rural.

Una PAC que haga de la agricultura una actividad más atractiva para las mujeres.

Joaquín Olona. 8 de marzo de 2017.

En España tenemos ministra de agricultura, consejeras de agricultura, directoras generales y altos cargos de la administración agraria y ambiental que son mujeres así como ingenieras, veterinarias, administradoras superiores y otras titulaciones que prestan sus servicios profesionales tanto en en dicha administración como en las empresas, explotaciones y entidades que configuran el sector.

Sin embargo no es lo habitual ver a una mujer manejando una cosechadora o ninguno de los muchos equipos agrícolas sofisticados existentes en las explotaciones. También nos debería llamar mucho más la atención la escasez extrema de mujeres en las juntas rectoras de las cooperativas, en las juntas de gobierno de las comunidades de regantes o en las organizaciones profesionales agrarias. Todo ello, además de los datos disponibles, pone de manifiesto la importante brecha de género que todavía existe en nuestra agricultura y que es preciso reducir.

Los datos también muestran que las explotaciones agrarias lideradas por mujeres abordan proyectos de mejora y modernización más ambiciosos, con orientaciones productivas más intensivas y con mayor generación de empleo.

La reducción de la brecha de género agrícola, además de por razones de igualdad, también es un objetivo de modernización y mejora institucional del propio sector que justifica que el hecho de ser mujer sea valorado con preferencia en las ayudas a la incorporación de jóvenes.

La Reforma de la PAC también debe ser sensible a la reducción de la brecha de género tratando de hacer de la agricultura una actividad más atractiva para las mujeres. Porque de ello también dependen los resultados de la lucha contra la despoblación rural.

 Ver página web sobre la  mujer rural en Aragón

Una PAC de productores sin privilegios sectoriales ni agravios territoriales.

Joaquín Olona. Zaragoza, 6 de marzo de 2017.

El carácter histórico de los llamados “derechos de la PAC” hace que las ayudas directas aplicadas mediante el actual Régimen de Pago Básico, Pago Verde ,Pequeños Productores y Complemento a jóvenes, aún estando desacopladas de la producción, tengan una fuerte componente sectorial ya que fueron unas determinadas producciones las que generaron tales “derechos”. La consecuencia es que los fruticultores, los horticultores, los viticultores, los apicultores, los porcinocultores, los avicultores o los cunicultores están excluidos de estas ayudas, que son las que concentran el grueso del presupuesto de la PAC y ejercen una elevada influencia en el comportamiento general del sector.

Sin que hortofruticultures ni granjeros sean ajenos a las consecuencias de la volatilidad ni de las insuficiencias de los precios percibidos, su exclusión de las ayudas directas de la PAC es otra muestra de lo injusto del sistema. Pero también de su ineficacia ya que la exclusión de las actividades más dinámicas priva del apoyo a quienes más y mejor contribuyen a la productividad laboral del sector así como a la generación de empleo y valor añadido.

La reforma en profundidad que proponemos desde el Gobierno de Aragón tiene carácter inclusivo, proponiéndose que la compensación individual de la renta agraria formulada se  aplique a todos los agricultores y ganaderos sin excepción, con independencia de la actividad productiva que lleven a cabo en la actualidad o hayan desarrollado en el pasado así como de donde se lleve a cabo.

Eso sí, la propuesta de Aragón pasa por la eliminación de las referencias históricas que, por otro lado, conducen al inmovilismo haciendo prácticamente imposible resolver los agravios territoriales que el propio sistema ha generado. También se propone eliminar los actuales pagos desacoplados, imputados a la hectárea, porque no es razonable pagar por ganados que ya no se tienen ni por tierras que no producen.

Es necesario que los propios agricultores y ganaderos profesionales, cuya renta depende exclusivamente o de forma muy significativa de la agricultura y/o de la ganadería, tomen conciencia de los problemas que plantea la PAC vigente, más allá de las complicaciones, exigencias e incomodidades administrativas así como de los calendarios de pago.

Pero, sobre todo, conviene que el sector y sus representantes se planteen seriamente la PAC que quieren y lo manifiesten en el debate que sobre el futuro de esta importante e imprescindible política pública ya se ha abierto. Lo ha hecho el Comisario Hogan, a escala europea, mediante la consulta pública sobre la “Modernzación y simplificación de la PAC” y también la Ministra García Tejerina, a escala nacional, mediante la convocatoria de la Conferencia de alto nivel sobre el futuro de la PAC los próximos días 27 y 28 de marzo en Madrid.